¿QUÉ Y CUÁNTO HACES CADA DÍA?

¿Te has preguntado alguna vez cuántas cosas puedes resolver bien en un espacio de tiempo? Si lo has hecho, estabas pensando en productividad personal. Es un concepto muy amplio y subjetivo, pero básicamente trata de elegir qué vas a hacer con tu esfuerzo.

Tienes que comprender cuáles son las cosas que tienes que hacer bien.

HACER LAS COSAS BIEN

Productividad personal¡Uy! Hacer las cosas bien es un concepto muy amplio. También lo es la productividad. Lo importante es entender la diferencia entre hacer las cosas bien y hacerlas perfectas. Porque muchas veces dedicamos más del triple de nuestro esfuerzo a que algo ya terminado sea perfecto, que el tiempo que hemos dedicado a terminarlo. Para cada actividad el nivel de perfección necesario en una acción es diferente. Si un panadero dedicase todo el esfuerzo necesario para conseguir que cada una de las 10 primeras barras de pan fuesen idénticas, posiblemente no podría ni siquiera hacer 10 barras de pan. Y no es en absoluto necesario que sean idénticas.

Identificar el grado de efectividad real que necesitamos es crucial

TENER CLARO QUÉ QUIERES Y CÓMO LO QUIERES…

Muchas veces empezamos a trabajar y a hacer cosas por inercia. Ni siquiera sabemos qué es lo que esperamos de esa sesión de esfuerzo. Dedicar un mínimo de tiempo a pensar qué queremos conseguir en nuestra próxima jornada y cómo pretendemos hacerlo, nos ahorrará mucho esfuerzo innecesario.

Aclararse es, muchas veces, lo más importante para que una jornada sea efectiva

TU NIVEL DE ENERGÍA ES CRUCIAL

Productividad personalEsfuerzo innecesario, aclararse, decidir qué es lo que queremos, el nivel de exigencia para cada acción… Todo suena muy bien, pero agotador. El inicio de una jornada productiva viene marcado por un óptimo nivel de energía mental. Las ganas de hacer algo bien y la intención de poner un poco de orden en nuestro esfuerzo requieren auto disciplina.

Dedicar unos minutos para encontrar el estado anímico adecuado para afrontar las tareas multiplica los resultados.

10 HÁBITOS QUE TE CONVERTIRÁN EN ALGUIEN ALTAMENTE PRODUCTIVO

1. Cuídate, haz deporte, duerme. No hay nada menos eficiente que no encontrarse bien. Tienes que estar bien. Tu cuerpo tiene que tener energía. Descansa, desconecta, haz ejercicio, come bien… Lo que sea que te ayude a encontrar una buena fuente de energía interna.

2. Planifica tu jornada. Dedica un tiempo al inicio del día para aclarar qué tienes que hacer. Clasifica, delega cuando puedas, establece un orden de prioridades y un momento para cada cosa. Necesitas perspectiva, no hacer las cosas sobre la marcha. La improvisación es buena cuando tenemos que adaptarnos a un cambio repentino, no como forma regular.

3. Empieza por lo más desagradable. Cuando tienes una tarea desagradable que hacer, quieres posponerla. Pero eso amargará tu día. Haz esa llamada incómoda o ten esa conversación difícil lo antes posible. En cuanto lo resuelvas sentirás un alivio que te dará fuerzas renovadas para seguir. Pasar el día con la tensión de algo desagradable por hacer arruinará tu jornada.

4. Deja lo menos importante para el final. Tu nivel de energía decae con el paso de las horas. Lo más importante primero, cuando mejor estás. Si al final no puedes hacer algo, mejor que sea algo sin importancia.

Productividad personalRecuerda, importante y urgente siempre lo primero. Poco importante y sin urgencia, al final de la lista.

5. Si es muy grande, divídelo en partes. Hay determinadas acciones que llevan mucho tiempo y esfuerzo. Divide tus esfuerzos en bloques, así podrás celebrar cada pequeño éxito y mantener alto tu nivel de energía.

6. Minimiza distracciones. Cuando vas a hacer algo necesitas poder dedicarte a eso. Cuida que tu entorno no te incite al despiste. Aleja las distracciones, silencia las notificaciones, encuentra un espacio y tiempo que dedicar a cada cosa. Protégete de interferencias.

7. Limita y planifica el tiempo que dedicas al correo. La bandeja de entrada de tu correo es la fuente de distracciones número uno. En cuanto la abres, empiezas a recibir problemas que necesitan acciones. Quieres solucionar lo que ves y te lleva tres veces más tiempo de lo que imaginabas. Planifica un momento del día para abrir esa puerta. Limita el tiempo que le dedicarás. Todo lo que no puedas resolver en esa franja de tiempo, agéndalo para cuando proceda.

8. Ponte plazos. Si una acción se lleva mucho más tiempo de lo que tenías previsto, tiene un impacto alto en el resto de tareas. Estudia cuánto tiempo necesitas para cada cosa y cuando lo sobrepases busca el momento para solucionarlo. Sé consciente de las consecuencias que tiene quedarte atascado en un problema hasta que lo soluciones. Cuando no cumplas un plazo que te has marcado, analiza cuál es la mejor decisión que debes tomar.

Productividad personal9. ¡Post-it, please! Apunta las cosas, no las retengas en la memoria. En primer lugar, porque se te van a olvidar, por mucho que creas que no. Pero también por el esfuerzo mental que significa estar prestando atención a algo tratando de mantener otra cosa en la memoria. Puede que seas capaz de hacerlo, pero no es eficiente. Apuntar una idea te despeja la mente.

10. Solo una cosa al mismo tiempo. La multitarea es el principal enemigo de la productividad. Si haces una buena planificación deberías tener tiempo para cada cosa. Y si no tienes tiempo, debes priorizar. No hay nada tan ineficiente como estar haciendo algo pensando en otra cosa.

Mejorar tu productividad no se trata solo de números, no es solo generar más resultados. Hacer una mejor gestión de las herramientas y recursos de los que dispones hará más fácil tus tareas. Evitará estrés y ansiedad en el trabajo y te permitirá encontrar un grado de relajación y satisfacción en tus responsabilidades que aumentará sensiblemente tu grado de felicidad.

¡Nosotros te ayudamos a mejorar tu productividad!

El día 28 de noviembre vuelve CEU Alumni con ConectándoNOS en Madrid. El ponente será Berto Pena, experto en productividad personal y CEO de Thinkwasabi.  Lleva más de diez años ayudando a las personas a ser más productivos y tomar el control de sus vida. No te lo puedes perder.

¡Apúntate ya!