Llegan las vacaciones y llega el momento de planificar las salidas de casa y dentro de ese «estrés» sano. Surgen otro tipo de preocupaciones no tan sanas que se plantean los inversores…

¿Dónde guardar mis productos de inversión? ¿En una caja fuerte de casa, en un escondite secreto, en una caja de seguridad externa…?

Las opciones son múltiples y tan variadas como la imaginación del propietario de las piezas.

Podemos leer en los medios de comunicación noticias sobre apariciones de lingotes o monedas en lugares inauditos.

Un coleccionista de tanques británico encontró cerca de 5 kilos y medio de oro en el depósito de combustible de un vehículo ruso que participó en la invasión de Kuwait por el Ejército iraquí.

En 2015, unos obreros hallaron varios lingotes valorados en un millón de euros, al demoler una vivienda en Passau (Alemania).

En Évreux, un ciudadano francés después de heredar una vivienda, se encontró bajo los muebles 100 kilos de oro distribuidos en lingotes de varios tamaños. Lo encontró en el cuarto de baño y en una caja de whisky.

Después de estas anécdotas, lo primero que hay que saber son ¿qué características tiene el oro?

Como metal tiene unas características físicas especiales.  Es muy resistente al deterioro y que no permiten que se oxide. Se puede «esconder» en cualquier sitio que se pueda imaginar sin sufrir ningún tipo de desperfecto. Dada su elevada densidad hace que un peso considerable de este metal precioso ocupe muy poco espacio (un kilo de oro tiene un tamaño un poco menor que el de un móvil).

Si a lo anterior unimos que dinero en efectivo, joyas, oro y documentos son los principales objetos que buscan los ladrones cuando entran a robar en un domicilio, la necesidad de ‘ponérselo difícil’ es incuestionable.

La Policía Nacional recomienda antes de irnos de vacaciones, no dejar piezas valiosas a la vista. También hacer inventario de los objetos de más valor. Es importante tenerlo en cuenta cuando se va de vacaciones, pero también el resto de los meses del año. Un informe reciente asegura que los meses en los que se produjeron más robos el año pasado fueron marzo, enero, diciembre, mayo y noviembre.

Cuando se tienen pequeñas cantidades de oro es bastante habitual tenerlo en algún rincón secreto de casa. Si se dispone de un número considerable de lingotes y/o monedas la opción que ofrece más tranquilidad es alquilar una caja de seguridad. Protegerá la inversión frente a hipotéticos robos. Estas se pueden encontrar en entidades bancarias, en establecimientos especializados en la comercialización de oro físico… En ambos espacios, la inversión está protegida las 24 horas del día.

Los establecimientos especializados, al tener horario comercial, el cliente dispone de más horas para acceder a su caja de seguridad. En el caso de Degussa, su director, Tomás Epeldegui, nos cuenta que quienes alquilan sus cajas pueden introducir o retirar su contenido entre las 10.00 de la mañana y las 19.00 horas. Las personas que podrán tener acceso a la caja son quienes la alquilan y otras a las que esta autorice. Además, en ellas se puede guardar tanto el oro como cualquier otro objeto de valor o documento. El pago del alquiler incluye un seguro del contenido. Este tipo de empresas suelen disponer de varios tamaños de cajas, por lo que el coste del alquiler depende de las dimensiones de la misma.

Cuida aquello que te interesa y evita sobresaltos y más en esta época veraniega.