¿LOS LÍDERES NACEN… O SE HACEN?

Parece ser, según las investigaciones, que los líderes nacen, pero sobre todo, se hacen.

En efecto, todos conocemos a alguien que “desde pequeñito, apuntaba maneras de líder”. Existen personas que, por su carácter, muestran auténticas dotes de liderazgo. Pero el líder se distingue porque tiene visión de futuro, es facilitador del cambio y consigue resultados. En un mercado laboral mucho más global y con mayor competencia, la enseñanza de habilidades como el liderazgo tanto en la escuela, como en casa deben de ser prioridad.

Ahora… ¿cómo es un buen líder?

Un buen líder no solo consigue resultados. Es una persona que motiva, que sabe sacar el máximo rendimiento de cada persona de su equipo. Mueve a las personas, inspira. Genera resultados y demuestra con el ejemplo. Sabe auto liderarse antes que liderar a los demás y es capaz de gestionar sus emociones y las de otros. Un buen líder es más que un gestor de personas.

Entonces… ¿podemos aprender a ser todo eso? Porque hemos dicho que un líder se hace…

Si partiésemos de la premisa de que no tenemos esas “habilidades de líderes innatas”, debemos saber que todos podemos serlo si nos lo proponemos. Para ello nos basamos en nuestro desarrollo personal, la actitud que pongamos y, sobre todo, el apoyo en la formación. Sí, estudiando y formándonos podemos llegar a ser buenos líderes. Como todo, es cuestión de empeño y práctica.

Y es que además, no hay una única forma de liderazgo, sino que existen estilos distintos.

Muchas veces resulta más determinante la formación y la experiencia que vamos acumulando.

¿POR QUÉ FOMENTAR HABILIDADES DE LIDERAZGO DESDE PEQUEÑOS?

Es importante que, desde pequeños, los niños vayan adquiriendo y desarrollando habilidades. Conocer el valor del esfuerzo, el enfrentarse a la frustración y superación de dificultades, el trabajo en equipo y compañerismo…en definitiva, que aprendan a desenvolverse en la vida.

Es lo que les hará fuertes para enfrentarse a entornos competitivos y cambiantes, para enfrentarse al futuro, para transformar el mundo.

Ni que decir tiene la importancia de cuidar la formación de toda persona. Lo mejor es empezar a hacerlo desde la infancia, para ir desarrollando las capacidades de liderazgo.

Hay muchas habilidades que se pueden ir enseñando y practicando en clase con los más pequeños… Auto conocimiento y gestión emocional, responsabilidad y respeto. Empatía, escucha y generosidad. Trabajo en equipo y toma de decisiones. Gestión de la frustración… Como siempre, ¡soft skills al poder!

¡Dicho y hecho!

FORJANDO LÍDERES

Líderes con corazónDesde los centros CEU, se ha presentado un programa diferenciador, enfocado al desarrollo personal y la mejora de habilidades y competencias desde pequeños. Porque en nuestros centros, lo importante son los alumnos. Porque estamos altamente comprometidos con la educación, tanto del corazón como de la inteligencia. Y porque nuestros pequeños son los que cambiarán el mundo.

Programa: LÍDERES CON CORAZÓN

La base del liderazgo es una sana inteligencia emocional y el desarrollo del pensamiento crítico.

Un “líder con corazón” que adquiere las competencias, los conocimientos y los valores necesarios desde edades tempranas. “Líderes con corazón” es una propuesta educativa totalmente innovadora que se centra en el desarrollo personal y la mejora de habilidades y competencias desde la infancia, en base a una serie de puntos clave que nos diferencia:

Líderes con corazón

  • La inteligencia emocional. Aprender sobre las emociones, saber reconocerlas y gestionarlas
  • El bilingüismo, para dominar un segundo idioma y conocer nuevas culturas y formas de pensamiento como camino hacia la igualdad y diversidad.
  • TBL Thinking Based Learning‘. Es el aprendizaje basado en el pensamiento. Busca desarrollar las destrezas del pensamiento desde una edad temprana, haciendo que las personas se vuelvan más creativas y analíticas. Un concepto desarrollado por el Dr. Robert Swartz, mentor de este programa del CEU, que hoy es de vital relevancia.
  • Las competencias STEM. Que es la materialización de las tecnologías de la información y la educación en áreas como la ciencia, tecnología, ingeniería arte y matemáticas.

Sin olvidar:

  • El desarrollo de la autonomía y la responsabilidad personal. Los alumnos adquieren responsabilidades acordes a sus capacidades, logrando que puedan entender su fin y su papel dentro del aula.
  • La psicomotricidad. Esta disciplina entiende al ser humano de manera integral y, en este caso, busca que los niños se relacionen de forma activa con su mundo y aprendan a interactuar con él, mostrándose más seguros y autónomos.

Necesitamos líderes que unan. Líderes que construyan. Líderes que inspiren. Para nuestro futuro nos urgen líderes de verdad.

 

¿Quieres conocer más sobre este proyecto educativo? ¡Consulta la web de cualquiera de nuestros colegios!

http://www.colegioceumurcia.es

http://www.colegioceusanchinarro.es

http://www.colegioceumonteprincipe.es

Aprovechemos este proyecto para preparar a nuestros jóvenes para entrar con éxito en el mundo laboral tanto nacional como internacional.