LEAN: FILOSOFÍA SOBRE MEJORA CONTINUA QUE TRATA DE ELIMINAR LOS PROCESOS DE PRODUCCIÓN QUE NO APORTAN VALOR FINAL

Con estas 17 palabras podemos resumir fácilmente lo que supone la metodología LEAN.

Es maximizar el valor del producto quitando todas las partes del proceso de producción que no son esenciales (17 palabras).

Parece fácil y obvio ¿verdad?

Esto es, una herramienta para gestionar procesos con menos esfuerzo. Menos esfuerzo económico, de personal, de materia prima y de menos tiempo. Y todo para garantizar la satisfacción del cliente.

Pues como toda herramienta o metodología ágil, se basa en premisas sencillas que buscan optimizar los procesos.

James Womack y Daniel Jones, en los años 80, inspirados en el proceso de producción de Toyota establecido por Taiichi Ohno, acuñaron el término LEAN para referirse a esta filosofía.

PERO… ¿QUÉ ES EXACTAMENTE LEAN?

Vamos a generar algo de contexto…

LEAN es una herramienta que nos ayuda a seguir una metodología. En este caso, el marco en el que se engloba es la metodología Agile. Dentro de Agile, podemos trabajar con Kanban, Lean, XP (Extreme Programming) o Scrum.

Por tanto, LEAN es una herramienta Agile que busca agrupar lo mejor del Control de la Calidad Total (TQM), Just In Time, Kaizen, Teoría de las Restricciones (TOC) y la reingeniería de procesos.

Un sistema LEAN es el que ofrece mejoras en calidad, coste, plazo de entrega y lanzamiento de producto.

LEAN es una filosofía que se centra en eliminar cualquier proceso o circunstancia en un proceso de producción que no agregue valor al resultado final, lo que se conoce como «despilfarro».

CULTURA LEAN

Nos basamos en tres premisas:

  • La mejora continua es la piedra angular de esta filosofía. Los problemas no se esconden, detectarlos y visualizarlos nos obliga a mejorar.
  • Aprender a delegar en la resolución de problemas.
  • Máximo foco en el proceso, no en los resultados y resolución de los problemas allí donde se producen, no en fases posteriores.

LAS BASES

Podríamos definir y comprender qué es Lean a través de sus 5 principios:

  1. Definir de entrada el valor de nuestro producto o servicio. Con precisión. Y hacerlo desde el punto de vista de nuestro cliente. Los clientes buscan una solución a algo, no un producto, entender esto es crucial.
  2. Identificar la cadena de valor. Qué se puede mejorar, dónde se puede optimizar y qué pasos en la producción son los que aportan valor.
  3. El valor debe fluir. El proceso de producción debe ser un flujo constante, de un punto en el que se aporta valor a otro, sin interrupciones ni parones. Reduciendo el tiempo total de producción.
  4. El cliente es quien produce el tirón (pull) a la producción. Se produce a partir de pedidos, no de previsiones o expectativas.
  5. La búsqueda de la perfección, la mejora continua. Todo proceso siempre puede ser más eficiente.

EL DESPILFARRO

La idea principal de Lean no es reducir costes de cualquier manera. Su objetivo final es cumplir al máximo con la exigencia del cliente y conseguir el máximo valor en el momento final. Por eso una reducción de servicios sería contraproducente.

La idea es eliminar procesos y recursos que, en realidad, no acaban aportando valor final

¿Qué consideramos despilfarro?

  • ESPERA: Los tiempos muertos en el proceso de producción no aportan valor, y producen sobrecoste.
  • MOVIMIENTO: Desplazamientos de personas, mover máquinas o elementos de producción, desplazar stocks, etc…
  • TRANSPORTE: Si el movimiento genera un transporte específico de personas o materiales.
  • INVENTARIO: Gastos de almacenaje y administración
  • PROCESADO EXCESIVO: Cuando hay pasos en la producción innecesarios o que no aportan valor.
  • SOBREPRODUCCIÓN: No se detiene el proceso de producción y se produce más del pedido inicial.
  • ERRORES: Hay que corregir defectos por un proceso ineficiente.

Lean en 17 palabras

RESUMIENDO EN 17 PALABRAS…

 Se reducen costes, los clientes están más contentos, los procesos son más eficientes…y se evitan riesgos.

 

LEAN THINKING: SER LEAN

No solo se trata de un proceso de producción (Lean Manufacturing), se trata de una forma de entender la cultura de la empresa.

No solo se trata de llevar una metodología a cabo, se trata de entender el mercado y nuestro papel en él de forma diferente, más eficiente.

Limpia los procesos, quita lo que no sirve, optimiza y enfócate en lo que quiere el cliente (¡17 palabras!)

Se trata de no perder el tiempo, superar nuestros errores lo antes posible y mejorar siempre y por encima de todo.