¿QUÉ NOS HACE EQUIPO? EN EQUIPO TODOS LOS MIEMBROS SON IMPORTANTES Y DESEMPEÑAN UNA FUNCIÓN VITAL. DEBEMOS CUIDARLO COMO SE MERECE.

Muchas veces el único nexo en común dentro de un equipo de trabajo es el interés por conseguir un objetivo dado. Si nos centramos solo en eso, se hace muy difícil generar un ambiente de comunicación y de colaboración adecuado. La cohesión del equipo es uno de los pilares indispensables para hacer un trabajo eficiente y con resultados visibles.

A todos nos gustaría pertenecer a un Equipo de Alto Rendimiento (EAR). ¿Qué hace que un equipo se convierta en EAR? Hay muchos factores que intervienen. Desde un buen liderazgo, adaptado a las necesidades del equipo… Pasando por el compromiso y eficiencia de los integrantes… Y terminando en la motivación y ganas de superación.

Una de las características de los Equipos de Alto Rendimiento es que celebran sus éxitos.

Celebrar desde los pequeños logros del equipo hasta sus éxitos más evidentes es una de las formas más eficientes de dar un espíritu común a ese equipo. Celebrar los éxitos en equipo es la forma de inyectar combustible a la motivación y la cohesión interna de un equipo. Es uno de los refuerzos más sólidos al equipo de cara a enfrentar nuevos retos cada vez más exigentes y difíciles. Es fundamental saber analizar y dar importancia a lo que se ha conseguido, antes de seguir con el siguiente reto.

5 RAZONES PARA CELEBRAR EN EQUIPO

  1. Nos alinea con nuestros objetivos. Hace que veamos cómo nuestro trabajo se asocia con nuestros objetivos. Conecta con la idea de que nuestras acciones son productivas, que vamos por buen camino.
  2. Es fuente de motivación para el equipo, incluso al celebrar éxitos individuales o personales. Las emociones se contagian y nos hacen sentir partícipes de los logros de los demás. Y la motivación de un equipo siempre se traduce en más productividad.
  3. Rompe la tensión acumulada. El camino hacia un objetivo complejo suele ser duro. Se acumula tensión y es común que surjan fricciones entre los miembros del equipo. Parar para celebrar un logro crea un momento de alivio. Brinda al equipo el momento y la oportunidad de disipar su tensión interna. Es la válvula que deja salir la tensión excesiva en situaciones de estrés.Celebrar equipo
  4. Aumenta la cohesión del equipo. Se convierte en una experiencia positiva en común. Y crea un histórico. El equipo va atesorando una historia personal común, una historia de éxitos. Esto es una de las cosas que más lo reforzará de cara a los momentos difíciles.
  5. Nos permite sentir el objetivo final como algo alcanzable. Conecta al equipo con su capacidad para hacer su trabajo. Le hace sentirse capaz, con valor y con herramientas suficientes. El líder del equipo debe mantener a su equipo motivado, fomentando la alineación del compromiso personal de cada uno de sus miembros con el compromiso con la empresa y la búsqueda del beneficio común.

Según Jennifer Amozorrutia de Great place to Work en México: «Las celebraciones contribuyen a que en las organizaciones se refuerce la confianza, por medio de las muestras de gratitud y reconocimiento hacia las personas, lo que hace que sientan que su esfuerzo y dedicación son realmente valorados y se fortalezca la percepción de apoyo organizacional

¿CUÁNDO DEBEMOS CELEBRAR?

  • Cada pequeño logro merece un reconocimiento. Pero la celebración debe hacerse en momentos oportunos. Una celebración es un reconocimiento laboral y debe darse en el momento en que sucede.Celebrar logros
  • Cada punto cumplido del plan merece una celebración. Esto genera unión, hace que los miembros del equipo se sientan reconocidos y vean que su trabajo es valorado. El éxito está formado por sucesiones de pequeños logros. Las celebraciones de los pequeños avances que se van haciendo pueden ser más sencillos y se debe dejar algo más llamativo para cuando se logre el objetivo final planteado.
  • Cuando se alcanza el objetivo final es el gran momento de recompensa y retroalimentación.

Un equipo de trabajo que cumple con sus objetivos merece una celebración. Merece sentir la alegría del éxito y el reconocimiento de su empresa. Y su líder debe hacerlo posible.

El ser humano ha realizado rituales de celebración desde tiempos inmemoriales, y eso ha servido, entre otras cosas, para sentirse unidos, apoyados y fuertes. Sentir que sobrevivimos y alcanzamos el éxito juntos.

No solo es el equipo el que se beneficia de la recompensa, celebrar los éxitos es una cultura de empresa que multiplica la capacidad de trabajo de sus colaboradores.

En este mundo imparable, cambiante y vertiginoso, necesitamos tiempo para parar y disfrutar de los pequeños y grandes logros como se merece.

Celebrar equipo